Visita a la CVX-CLC en Hong Kong.

Miguel Angel miembro del grupo Ágora comparte con toda la comunidad nacional su experiencia en la visita a la Comunidad de Vida Cristiana (CVX-CLC) en Hong Kong. En esta nota encontrarán una completa crónica de la travesía de Migue. Se pueden ver las fotos de esta visita en nuestro grupo en Facebook

La gracia que Dios me dio de visitar a la comunidad CVX-CLC en Hong Kong.

Contactar a la C.V.X. de HK no fue fácil. Primero envíe varios correos electrónicos, tanto a los jesuitas como al único correo que tenía CLC HK en Internet, y todos rebotaron. Al buscar las direcciones electrónicas, encontré que también estaban las direcciones de las casas. Dado que el método electrónico no funciono, decidí intentar el método tradicional. Ubique en un mapa la dirección más cercana de donde me encontraba en ese momento y decidí ir.

La dirección que tenía era supuestamente la de una capilla donde vivía un solo jesuita. Me dirigí hacía “Robinson Road”, una calle al final del conjunto de escaleras eléctricas más grande del mundo. Al llegar al número 52 de esta calle, me encuentro con un edificio. Llamé al apartamento donde se encontraba la capilla y me contestaron, pero no me pude entender con la voz que me respondía. Sin embargo el portero me abrió y subí hasta el apartamento. Fue cuando conocí a Fr. Sean,

Fr. Sean es un jesuita irlandés que lleva 44 años viviendo en HK y actualmente está dedicado a la CVX tiempo completo. Yo no sabía que él era el Asistente Eclesiástico, sino hasta que llegue. Para mi esto fue una pequeña coincidencia que me mostró como Dios tiene sus trucos para guiarnos por su camino. Como dato curioso, al comienzo no nos pudimos entender en Ingles, entonces el luego me hablo en español y nos entendimos muy bien. Ese día compartí el almuerzo con él y con otra miembro que se llama Eadoain. Me comentaron que al día siguiente ellos salían para Tierra Santa (con algunos miembros de la CLC) y yo me iba para Tailandia. Como no nos podíamos ver en esos días, me invitaron a participar del retiro anual que tenían el 15 de Agosto, invitación a la cuál accedí gustosamente.

El retiro fue muy bonito. Aunque las charlas y las Eucaristías eran en Chino Cantones (yo estoy estudiando Chino Mandarín y nos bastante diferentes), me sentí como en casa. La casa de retiros de los jesuitas queda en una pequeña isla cerca en el archipiélago de HK, es muy bonita y tiene una vista preciosa. Las capillas tienen un toque con inspiración del budismo Zen, lo que las hace muy especiales. Pude seguir las oraciones, ya que después de cada charla, Fr. Sean me hacía acompañamiento en Ingles. En la casa de retiros estuve tres noches, del viernes 15 al lunes 18.

La gran mayoría de los miembros salieron de la casa de retiros el domingo en la tarde. Yo me quede una noche más y salí el lunes en la tarde. Cuando volví a la isla principal de HK, Lorraine (una señora miembro de CLC), me recibió en su casa como su invitado y me trato muy bien. Estuve con ella hasta el jueves 22 cuando tome un tren a Beijing, para luego venir a mi casa en Tianjin (a solo una hora en tren desde Beijing). Esos días compartí mucho con ella y con algunos miembros de la CVX en HK. Fue muy significativo y muy emocionante, ya que a pesar de que somos de culturas muy diferentes, el compartir el mismo estilo de vida nos permite compartir nuestras vidas en nivel único y muy profundo. Ellos me enseñaron muchas cosas, ya que era la primera vez que estaba yo solo en un grupo de chinos. Hasta ese momento había estado por lo general con colombianos, así fuera uno solo.

De esta comunidad resalto que son personas de mucha fe, quienes dan un testimonio muy bonito, dentro de la comunidad y en todos los aspectos de sus vidas. Son muy unidos, como una familia. Me llama la atención que este sentimiento de familia desborda las comunidades particulares, y llega a incluir a los jóvenes de colegio. También observé que le dan mucha importancia a entender la vocación CVX como una vocación personal, lo cuál no es exclusivo de ellos, sino que viene en la línea del movimiento de las últimas Asambleas Generales. Otra cosa que destaco es la masiva asistencia a los retiros, los cupos estaban llenos y había varias personas en lista de esperas. Un hecho que me pareció muy curioso: cerca del 90% de los miembros se bautizaron como cristianos católicos siendo adultos (o al menos en la Universidad), algo opuesto a nosotros, donde casi todos "nacimos" católicos. Esto es fruto de la historia de HK y del cristianismo en esta ciudad.

Otro aspecto que me llamó la atención es el apostolado de todos los miembros de CLC en HK. Ellos tienen a cargo la administración de un colegio, el Marymount de esta ciudad. Llevan administrándolo 10 años. Este es un colegio público, que funciona con fondos del gobierno, pero la CLC en HK se encarga de la responsabilidad legal y de velar porque todo marche bien y según nuestro espíritu ignaciano.

Un mensaje muy bonito que me dejaron y que quisiera compartir, son las 5 características de un miembro de CLC-CVX que ellos toman como eje central, y que salen directamente de los EE. 1- Depth (EE 2: No es el mucho saber lo que satisface el ánima, sino sentir y gustar las cosas internamente). 2- Reverence (EE 3). 3-Generosity (EE 5). 4- Recollection (EE 11 lo que conocemos como "Aquí y ahora"). 5- Silence (Actuar como María, escuchando la voz de Dios. En el silencio viene la palabra de Dios). Todas estas ideas no son absolutamente familiares porque todos somos miembros de la CVX, pero me llamo mucho la atención la forma de presentarlo.

Para finalizar adjunto algunas fotos. Espero que les halla gustado este pequeño compartir.

Que el señor los bendiga y los llena de felicidad, a ustedes y a los suyos.

Miguel Angel



Grupo de retiros CVX Hong Kong



Miguel Angel y un miembro de la CVX-CLC Hong Kong